control de nutrientes con Nutrexact

Control de nutrientes

,

No es solo importante controlar la cantidad y el tipo de alimentos que consumimos, sino también cuándo lo consumimos. En nuestra aplicación puedes hacer el control de nutrientes que consumes a lo largo del día y controlarlos en función de lo que te haya recomendado tu nutricionista o lo que consideres que debe tener una dieta saludable. Nosotros te proponemos:

En el desayuno priorizar los carbohidratos integrales  complejos (panes integrales) que puedes acompañar con algo de proteína (huevo, atún).

A mitad de mañana a modo de almuerzo, una pieza de fruta, un sano aporte de carbohidratos o un lácteo. También puedes incluir frutos secos (no se incluyen en este grupo los salados, fritos, con miel, etc.).

A la hora de la comida: comenzar con verduras, cocida o cruda, ya que aportan vitaminas, minerales y fibra. A continuación carne magra o pescado.

A la hora de la merienda: 100 gr de fruta, plátano, pera, fresas, cerezas, manzana… sacian, hidratan y mantienen la energía

En la cena: lo importante aquí es no abusar de los alimentos grasos (quesos, mantequillas…), ni de comida procesada como los precocinados. Incluye una ensalada y un pescado al horno, que aportan, por un lado, vitaminas y minerales y por el otro proteínas (en caso de ser pescado azul, además ácidos grasos esenciales).

Apúntate a la vida saludable, te lo ponemos fácil.

Si quieres saber más sobre tu control de nutrientes, ponte en contacto con nosotros

Nutrexact, por una dieta saludable

, ,

Aprende a comer con Nutrexact

¿Consideras que tu dieta es poco saludable? ¿Quieres saber lo que comes en cada momento?

Con nuestra aplicación no solo llevarás un control de tu dieta, sino que sabrás qué nutrientes necesitas para una dieta más equilibrada y cuáles tomas en tu día a día. Si tienes una estimación de lo que necesitas consumir diariamente, en función de tu actividad física, edad y estilo de vida,  lo tendrás más fácil para saber si te estás alimentando correctamente y poder corregirlo en su caso. Además, si necesitas más exactitud y precisión, a nuestra app se le puede incorporar una báscula inteligente que se conecta vía BlueTooth y así poder pesar todos tus alimentos.

¿Eres deportista y quieres saber en cada momento la cantidad y calidad de los alimentos que ingieres?

Con nuestra aplicación sabrás en cada momento las calorías que le das al cuerpo y los nutrientes que te aporta cada uno. Para mayor exactitud, utiliza la báscula inteligente y te aseguramos que los informes serán precisos y muy útiles para el objetivo que te has marcado. Lo primero que te pide la app es el tipo de actividad física que realizas. A partir de ahí, te va marcando las calorías que tu cuerpo necesita para seguir con tu día a día.  Solo tienes que ir introduciendo lo que has comido o elegir de entre todos los platos que vienen por defecto. Si tienes platos favoritos que se repiten a lo largo de las semanas, solo tienes que registrarlo en el apartado de “favoritos” y te irán saliendo por defecto para que sea más rápido.

¿Eres de l@s que no les gusta privarse de nada pero siempre sabiendo lo que comes?

Esta es tu aplicación perfecta. No tienes por qué quitarte los alimentos que más te gustan. Nosotros te avisamos cuándo te pasas, tú reajustas los alimentos que quieres ingerir durante el día.

Creamos diferentes gráficas tanto diarias como semanales (previa suscripción) donde te daremos toda la información que necesitas sobre los alimentos que ingieres. Así puedes decidir si seguir con ellos o modificar tu alimentación. Todo sin agobios. Si quieres perder peso márcate un objetivo relista, sin agobios y tendrás un seguimiento exhaustivo de tu dieta para una correcta evolución de tu peso.

Descárgate nuestra App y aprende a comer de todo.

¿Cómo bajar de peso?

, ,

¿Cómo bajar de peso?

Son muchas las estrategias para el control de tu dieta, algunas de ellas se centran en los macronutrientes, como:

Las dietas que modifican el % de grasas (Ej: Dieta de Atkins, que se caracteriza por su alto contenido en grasa)

– Las dietas que modifican el % de proteínas (Ej: Dieta Dukan que es alta en proteínas)

Las dietas que modifican el % de los hidratos de carbono (Ej: Dietas cetogénicas que son muy bajas en hidratos de carbono)

Los macronutrientes son los nutrientes que aportan la mayor parte de las calorías de la dieta, y tienen diferentes funciones en el organismo. Los aportes calóricos son distintos entre ellos. Las grasas aportan 9 kcal/gramo, frente a las 4 kcal/gramo que aportan las proteínas y los hidratos de carbono.

A pesar de lo que se pudiera pensar, muchos estudios han visto que una dieta muy baja en grasas, no conduce a mayores pérdidas de peso que otras intervenciones dietéticas. Por lo que quizás, lo interesante sería reducir determinadas grasas, (por no ser sanas) como las trans (presentes mayoritariamente en productos ultraprocesados) y que nuestro aporte de  grasa venga principalmente del aceite de oliva virgen extra (AOVE) y de frutos secos.

Y por otra parte, la principal estrategia para reducir el peso, se centra en la reducción de las calorías, mediante dietas hipocalóricas.  Esto se puede conseguir bien por:

– Una reducción del tamaño de las raciones que consumimos

– Una disminución de la densidad energética de lo que consumimos, es decir, elegir alimentos menos calóricos, (aunque estos, no siempre son la mejor opción).

Mediante estas dietas bajas en calorías, aportamos menos calorías de las que nuestro organismo necesita, con el fin de utilizar energía de nuestras reservas y perder peso.

En mi opinión, para bajar de peso, un paso fundamental al principio de comenzar una dieta, es tener un control de esta. Por una parte, es importante saber las calorías que consumes y cuantas necesitarías en condiciones normales, ya que muchas veces infravaloramos las primeras (comemos más de lo que creemos) y sobrevaloramos las segundas (nos gusta comer :)).

Aunque no imprescindible, es útil saber la proporción de nuestros macronutrientes en la dieta, por hacernos una idea de que porcentajes solemos consumir, y no alejarnos excesivamente de las recomendaciones generales (ni por encima ni por debajo).

En tercer lugar,  es tan importante ver que alimentos comemos, para que además de bajar peso, lo hagamos de manera saludable, por lo que es importante saber si los alimentos que consumimos nos aportan los minerales y vitaminas que necesitamos.

¿Qué condiciones debe cumplir una buena dieta de pérdida de peso?

Que sea hipocalórica, con menos calorías de las que nuestro cuerpo necesita, para que utilice la energía de nuestras reservas.

– Restricción calórica sí, pero que no sea demasiado estricta, para que se pueda hacer un buen seguimiento. Dará lugar a bajadas de peso menos pronunciadas, pero con mayor efectividad.

– Que a la par de esta dieta, se haga ejercicio físico. Esto es básico en la reducción de peso. Siempre DIETA + EJERCICIO deberían ir de la mano, incluso cuando el objetivo de la dieta no sea bajar peso.

– Que sea una dieta basada en comida real, sin largos listados de ingredientes en sus etiquetados. Si el alimento no lleva etiqueta (verduras, frutas) o si su etiqueta tiene pocos ingredientes (frutos secos, legumbres, aceite de oliva,..) puede ser buena señal.

– Y que tenga adherencia, es decir que se pueda llevar bien en el tiempo. Una dieta con alimentos sanos que nos gusten, que pueda mantenerse toda la vida. Esa es la dieta IDEAL.

Por ejemplo, la que llevaban nuestros abuelos cuando no se consumían productos ultraprocesados, que se basaba en verduras, frutas, legumbres,.. Además tiene la ventaja que es apta para toda la familia. La diferencia, si estás pensando en adelgazar, serán las calorías a ingerir, por tanto, modifica el tamaño de las raciones con respecto a los que no quieren perder peso.

– Incluir alimentos saciantes, como la legumbre, los frutos secos. Además, la masticación favorece el saciado, por lo que procura comer entero, mejor que en puré, ejemplo la verdura. Así no tendrás sensación de hambre. Incluye agua con las comidas, que hará que te sacies más.

Mi consejo, planifícate y controla tu dieta. Mediante la app de nutrexact, podrás hacer un seguimiento de lo que comes, y comprobaras si tus menús diarios se ajustan a los requerimientos de calorías y nutrientes que tu organismo necesita. Empieza a cuidarte con Nutrexact. Descarga gratuita en https://nutrexact.com/

Hierro bajo. Anemia ferropénica

,

Hierro bajo. Anemia ferropénica

¿Te sientes cansado/a a pesar de que has descansado?, ¿Sufres de dolores de cabeza a menudo? ¿Sientes que no tienes fuerza muscular, que te cuesta hacer hasta las tareas diarias?  Entonces, sigue leyendo.

La anemia por deficiencia de hierro, es la forma de anemia más común del mundo. Se estima que afecta a 1 de cada 8 personas en el mundo.

A pesar de que se encuentra en muy pequeñas cantidades en nuestro organismo, el hierro participa en numerosos procesos biológicos imprescindibles para la vida. Uno de estos procesos es el transporte de oxígeno. El hierro se utiliza para fabricar la hemoglobina, la proteína de los glóbulos rojos que transporta el oxígeno por el cuerpo.

Etapas de la anemia:

1º Comienza por un aporte insuficiente de hierro en la dieta con respecto a los requerimientos.

2º Continua con el consumo de hierro procedente de los depósitos del organismo, dando lugar a un descenso de la ferritina sérica.

3º Si se continúa con un aporte insuficiente de hierro en la dieta, se compromete el hierro tisular, disminuyendo la saturación de la transferrina.

4º Si el balance negativo persiste se llega a la etapa más severa, la anemia.

Causas de la anemia:

– Dietas mal planificadas

– Pérdidas de sangre crónica

– Mayores requerimientos

– Mala absorción de hierro

Este déficit se pueden producir a cualquier edad, pero hay etapas o situaciones en las que hay mayores requerimientos o menor absorción de este mineral.

Etapas de la vida o situaciones con mas riesgo de anemia:

  • Anemia en bebes: Más común en niños prematuros y niños con lactancia artificial.
  • Anemia en la adolescencia: Es una etapa con mayores necesidades, pero con una buena alimentación no suele haber problemas.
  • Anemia en mujeres jóvenes, debido al sangrado menstrual. Esto aumenta los requerimientos de este mineral, y esto le hace un grupo más vulnerable.
  • Anemia en el embarazo, por tener aumentadas las necesidades de hierro. Los requerimientos varían en los distintos meses de embarazo, son sobre todo los últimos meses donde se concentran las mayores necesidades.
  • Anemia del deportista, por tener aumentadas sus requerimientos. Especial cuidado deben tener, las mujeres deportistas en edad fértil, ya que se junta la mayor necesidad de hierro con las pérdidas de hierro en sus ciclos menstruales.
  • Anemia en cirugía bariátrica: Pueden tener una peor absorción del hierro.

Síntomas de la anemia:

– Sentirse cansado o débil, a pesar de haber descansado. Tener baja vitalidad y un cansancio extremo haciendo actividades de bajo impacto.

– Poca resistencia al ejercicio o al trabajo físico. Pérdida de fuerza muscular.

– Piel más pálida. Uñas quebradizas, caída de cabello.

– Dolores de cabeza e insomnio. Problemas de concentración, mal humor.

– Mareos y nauseas. Por disminución de la cantidad de oxígeno que llega a las células.

– Disminución de la termogénesis

Tratamiento de la anemia:

– La forma ideal es mediante una dieta adecuada, por ello, el principal tratamiento se centra en hacer cambios en los hábitos alimentarios y una planificación de la dieta.

– Suplementación con sales de hierro por vía oral. Suele corregir la deficiencia en la mayoría de pacientes. La suplementación siempre debe ser pautada por un médico. Hay distintos tratamientos, el principal es a través del sulfato ferroso. A la hora de tomarlos, hay que tener en cuenta, que tanto fármacos como alimentos, pueden interferir en su absorción por lo que hay que adaptar la toma a estas circunstancias. Y además, que el hierro oral no suele ser fácil de asimilar, ya que con frecuencia provoca efectos secundarios como, dolor abdominal, diarreas, estreñimiento, dispepsia, náuseas y/o vómitos.

Por todo lo visto, es importante prevenir este tipo de anemia a través de una dieta que cubra nuestras necesidades de hierro.

Alimentos ricos en hierro:

– Moluscos como los berberechos, almejas, chirlas y mejillones.

– Sangre e hígado. En carnes como la de buey y caballo, y aves como la codorniz.

– Legumbres: como lentejas, habas, garbanzos o la soja.

– Frutos secos como los pistachos y semillas como las pipas de calabaza o girasol.

– Verduras de hoja verde como algas, espinacas, borraja.

– Cereales integrales.

– Yema de huevo.

Consejos:

– Acompaña los alimentos ricos en hierro, con alimentos ricos en Vitamina C. Esta reducirá el hierro férrico de los alimentos a  hierro ferroso, que será más absorbible por el organismo.

– Si te gusta tomar café o té, deja que pase al menos media hora, entre la comidas rica en hierro y el café o té, ya que se forman compuestos insolubles menos absorbibles por el organismo.

– En algunos casos, cocer, germinar, fermentar o remojar determinados alimentos pueden aumentar la absorción del hierro en estos.

Si crees que puedes estar consumiendo menos cantidad de hierro de lo que necesitas, o tienes dudas, te recomendamos que lo compruebes con nuestra aplicación gratuita Nutrexact, descárgala aquí. Introduce los alimentos consumidos durante un día, ve a balances, y selecciona dentro de minerales, el hierro. Comprobarás si llegas a los requerimientos nutricionales de hierro que tu organismo necesita.

Foto de portada procedente de https://www.freepik.es/foto-gratis/render-3d-de-celulas-de-sangre-sobre-fondo-abstracto_1216107.htm. Designed by Freepik